Volver al listado de reseñas

Reseñas de libros

Anna Liisa / Heta Niskavuori

Ver la ficha de la publicación

Autor del libro: Minna Canth / Hella Wuolijoki. (Traducción de Maritza Núñez)
Madrid: Publicaciones de la ADE, 2001. (Serie: Literatura Dramática, nº 53). 255 págs.

Nombres femeninos dan título a estas dos obras teatrales, que de la mano de sus autoras -nacidas a finales del s. XIX-  nos vienen a posicionar ante una forma de hacer y de entender el teatro como un medio de lucha y reivindicación social, desde el cual exorcizar fantasmas impregnados de una moralidad al uso de la época, que inhibía a la mujer a proclamarse mayor de edad a la hora de asumir la responsabilidad frente a sus actos como en el caso de Anna Liisa, o nos alecciona sobre las injusticias sociales y la lucha de clases en Heta Niskavuori.

Minna Canth (1844-1887), autora deAnna Liisa -escrita en 1895-, nos introduce en el mundo rural finlandés de finales del siglo antepasado, muy próximo al de las leyendas y los cuentos populares, cargado de personajes que, a excepción del de la protagonista, pueden pertenecer, con pequeñas peculiaridades, al gran imaginario colectivo universal: la bruja, el malvado, el enamorado... La sencillez con que a lo largo de sus tres actos se desarrolla el argumento repleto de todo el protocolo del drama, nos sorprende al final cuando la protagonista coge las riendas de su vida  y decide sobre su propio destino, desbaratando toda la situación planteada en el origen de la obra, cuando al ir a anunciar felizmente su compromiso con el joven Johannes es amenazada por Husso, madre de Mikko, joven criado que la dejó embarazada y huyó abandonándola cuando contaba tan sólo 15 años de edad. Lo que a partir de ahí descubrimos parece que aboca a la protagonista a un devenir imparablemente catastrófico, donde además de aflorar tortuosamente el remordimiento por el asesinato del hijo recién nacido, se desmorona toda la idílica armonía de su entorno, al verse rechazada por su prometido y sus padres, que presos del pánico por no dejar salir a la luz la deshonra,  pactarán con el antiguo criado el casamiento de su hija. Anna Liisa tras una tentativa de suicidio, se enfrentará a esta situación revelándose ante el miedo y asumiendo públicamente la responsabilidad de sus actos, situándose moralmente por encima del medio que le rodea y convirtiéndose en señora de su propio destino.

Minna Canth, como comenta Maria-Liisa Neval, ha perfilado en la protagonista de esta obra a la mujer moderna de su época. Ella quiebra con moldes sexuales, sociales y morales, pero no a costa de la autoeliminación, como ocurre con muchas heroínas en la literatura precedente.

Heta Niskavuori, escrita en 1950, forma parte de una serie de textos que sobre las mujeres de la familia Niskavuori escribió su autora Hella Wuolijoki (1886-1954). Mujer comprometida con su tiempo: periodista, empresaria, política... Durante los años 30 se vio obligada a presentar sus obras, más de veinte en total, bajo el seudónimo masculino de Juhani Tervapää. La industria cinematográfica mostró interés por parte de su producción y llevó a la pantalla alguna de sus obras, entre ellasHulda Juu-rakko (La hija del campesino), con la que Loretta Young ganó el Óscar.

Mujer preocupada por su formación, estudió técnica dramática a principios del siglo XX y aunque su teatro sigue las pautas de la estructura tradicional también se puede observar determinada influencia brechtiana, autor con el que mantuvo contacto durante el verano de 1940, fecha en la que Brecht y su compañía se vieron obligados a buscar refugio y lo hallaron bajo su techo.

Fragmentada en ocho escenas, Heta Niskavuori, relato dramático, abarca un largo período por el cual podemos ver transcurrir la historia de una sociedad que atraviesa una guerra, que originará un cambio en la repartición del poder y riqueza.

Envuelta en soberbia e ira por el abandono y la deshonra ocasionada por un hombre de su misma clase social, Heta repudia la lujosa casa de la familia Niskavuori y huye del doloroso juicio social casándose con Akusti, humilde peón de la familia, que acepta gustoso el matrimonio con la joven y se dispone a crear un hogar con ella en su modesta cabaña. A partir de aquí comienza todo el crecimiento y enriquecimiento de la nueva familia, Heta y Akusti ven pasar la vida a su alrededor, como dos seres antagónicos situado cada uno en la antípoda del otro. Él, intentando comprometerse tanto ética como moralmente en todo tipo de cuestiones sociales de su entorno. Ella, enquistada en la venganza, la ostentación de riquezas y la ceguera, que el creerse perteneciente a una clase superior le otorga.

La lección está servida a través de una estructura clásica donde la palabra se encuentra totalmente en función del desarrollo de una trama casi épica, en la que cabe destacar la sencillez de los personajes frente a la gran magnitud del cambio social que se gesta a su alrededor. 

Quizá estas dos piezas teatrales vistas con los ojos de la actualidad carezcan del atractivo de una cuidada expresión literario dramática, quizá su objetivo aleccionador se distancie de la escritura de hoy en día que parece opta por dejar constancia de la deconstrucción del individuo y la desintegración de valores sociales, ante la imposibilidad de ofrecer modelos, pero hay algo por lo que estas dos autoras se encuentran totalmente sumergidas en los mares comunes de este bélico siglo XXI y es que en sus textos aparecen perfiles de mujeres, que no pueden dejar de reinventarse por necesidad o de someterse por educación.

Rosa Briones

Volver al listado de reseñas