Volver al listado de reseñas

Reseñas de libros

Leonor de Aquitania / La sirena varada / La boda de la Sole o Una tarde en la Boca del Asno

Ver la ficha de la publicación

Autor del libro: Joaquín Dicenta / Alejandro Casona / Antonio Asenjo / Ángel Torres de Álamo.(Edición de Eduardo Pérez-Rasilla)
Madrid: Publicaciones de la ADE, 2004. (Premios Lope de Vega, nº 1). 394 págs.

La aparición de este volumen, con el que se abre un nuevo proyecto de edición de la Asociación de Directores de Escena, merece que nos detengamos a valorar su interés que, en nuestra consideración, viene determinado por un buen número de razones que trataremos de repasar sucintamente en los párrafos que siguen y que, en cualquier caso, los aficionados al teatro podrán ponderar tras la lectura del mismo. Al igual que ha ocurrido con otras publicaciones de la ADE, los volúmenes dedicados a las Autoras o a las Directoras, por ejemplo, una colección que recogiera todos los textos premiados con el Lope de Vega, debidamente presentados y anotados, era una tarea obligada para la investigación teatral española y, por qué no, para la propia Administración municipal, cuya iniciativa ha recogido Juan Antonio Hormigón. Fruto de ese acuerdo es el libro que comentamos.

Como es bien sabido, uno de los premios teatrales más importantes que se ha concedido en nuestro país ha sido el Premio Lope de Vega, surgido en tiempos de la República en el seno del Ayuntamiento de Madrid y que, al contrario de lo ocurrido con prácticamente todos los proyectos culturales desarrollados hasta 1936, no fue brutalmente pisoteado por la cultura [sic] del Régimen. En efecto, como muy bien precisa el profesor Pérez-Rasilla en su introducción, el Ayuntamiento venía convocando desde hacía años diversos premios teatrales de desigual repercusión, pero no sería hasta 1932 cuando tres concejales se reunieran con el propósito de convocar un certamen que llevara el nombre del comediógrafo de quien estaba a punto de cumplirse -en 1935-, el tercer centenario de su muerte, Lope de Vega. De esta iniciativa nacería, tras diferentes vicisitudes bien explicadas por el responsable de la edición, y que también serán abordadas en otro lugar, un concurso que llega hasta nuestros días, en el cual se han premiado textos tan significativos como Historia de una escalera o Las bicicletas son para el verano, entre otros. Es fácil adivinar, pues, que uno de los primeros aspectos que conviene subrayar de la presente edición reseñada tiene que ver con la reconstrucción documentada de la historia de este premio que, en cierto modo, es a la vez la reconstrucción de la historia de parte del teatro español del siglo XX.

A diferencia de otros certámenes, el Lope de Vega se caracterizó por incluir entre sus bases una de especial relevancia, como era el compromiso por parte del Ayuntamiento no sólo de dotar el premio con una cantidad determinada de dinero -10000 pesetas, de las de entonces-; sino el de garantizar la puesta en escena por parte de la compañía titular del teatro Español en cada temporada. A los estudiosos del teatro no se les escapa que la compañía que se encargó de estrenar los tres primeros premios, los publicados y estudiados en esta edición que comentamos, fue la compañía Xirgu-Borrás que, por añadidura, tenía como director artístico a Cipriano de Rivas Cherif, sin duda uno de los directores más importantes de la escena española. Así pues, al menos en sus primeras ediciones, puede decirse no sólo que las obras premiadas con el Lope de Vega fueron estrenadas durante esa misma temporada, sino que además lo fueron por una de las compañías más solventes del momento. Quizás, lo más lamentable en este sentido sea el hecho de que la convocatoria no estuviera orientada hacia los autores noveles, que en muchos casos las obras premiadas llevaran bastante tiempo escritas o que los criterios de las primeras convocatorias obligasen a dedicar cada edición a un género específico, lo que explica por qué aparecen en este volumen tres piezas tan diferentes entre sí, como las de Joaquín Dicenta, Alejandro Casona y Antonio Asenjo y Torres de Álamo, es decir, una obra dramática en verso, una comedia en prosa y, por último, un sainete. Es muy probable, como leemos en la introducción, que el poco interés de Margarita Xirgu por el sainete tuviera que ver con su ausencia en la puesta en escena de La boda de la Sole. Con esto llegamos a otro de los elementos significativos que nos interesa destacar en estas páginas, como es el estudio de las condiciones en que tuvieron lugar los diferentes estrenos de las piezas premiadas, las propuestas artísticas desarrolladas por la compañía encargada de las mismas y la recepción crítica de la prensa del momento y, en algunos casos, de la crítica periodística y universitaria posteriores. Sin duda, uno de los cambios de orientación más importante que se ha producido en el estudio del teatro español en los últimos años tiene que ver con la búsqueda de una metodología y de unos planteamientos críticos que tiendan a valorar no sólo el texto literario, sino también, y de modo fundamental, el texto espectacular. Sin que exista un modelo único de análisis, contamos ya con un nutrido grupo de especialistas que abordan desde hace años la reconstrucción y el estudio de nuestro pasado teatral a partir de ambos parámetros. En este sentido, el trabajo del profesor Pérez-Rasilla expone de manera muy clara tanto los aspectos referidos a la puesta en escena de los textos teatrales como aquellos relativos a la escritura y edición de los textos dramáticos, lo que obliga a realizar, además de un trabajo de estudio, un trabajo en archivos y hemerotecas que permita dar cuenta, de manera rigurosa y amena, de los pormenores, a veces fundamentales, de la creación de los textos, de los criterios de los diferentes jurados, de la recepción de las puestas en escena entre crítica y público o, en ocasiones, de los problemas de edición, cuando las hubo. Cada uno de los textos, convenientemente anotado, viene precedido en la introducción de un estudio dedicado a cada uno de los dramaturgos responsable de los mismos, con una interesante valoración crítica y con información actualizada sobre buena parte de la bibliografía disponible en cada caso. A continuación, y tras el estudio general de los autores, el profesor Pérez-Rasilla incluye un estudio particular de los textos premiados y un capítulo sobre la puesta en escena, que se caracteriza por el generoso volumen de citas y notas extraídas de la prensa periódica. Por último, se ofrecen tres interesantes apéndices que incorporan las principales ediciones anteriores de las obras publicadas (apéndice I), una relación de títulos escritos por Asenjo y Torres del Álamo (apéndice II), y una relación de obras de referencia (apéndice III). Tal vez la necesidad de incluir como apéndice la relación de textos de Asenjo y Torres del Álamo pudiera constituir uno de los escasos aspectos discutibles de esta, por otro lado, valiosa edición.

Ciertamente, la edición teatral en nuestro país, tanto de textos actuales como de textos del pasado, presenta grandes lagunas que es preciso cubrir y éste era el caso de alguno de los textos galardonados con el Lope de Vega, como sucede con Leonor de Aquitania, que contaba con ediciones de la época, o con La boda de la Sole o Una tarde en la Boca del Asno, que ni tan siquiera estaba editada. Al margen de la calidad de los textos premiados, de su escasa actualidad, de las claves de su escritura y del espacio que pudieran ocupar en el canon de cada momento, se nos antoja imprescindible disponer de ediciones anotadas de todos estos textos, no sólo por la trascendencia del premio que obtuvieron, sino porque su lectura y análisis nos permite conocer con mayor aproximación y rigor buena parte de los perfiles por los que ha transcurrido la escena española de los últimos setenta años y valorar, no únicamente lo que ha sido la historia del Lope de Vega, sino, como decíamos al comienzo de esa reseña, lo que ha sido la historia del teatro español durante sus últimas décadas hasta nuestros días.

Por todo lo anterior, la edición de las tres piezas que aquí se ofrecen, primeras de una serie que recogerá la totalidad de los textos galardonados, convenientemente precedidos de los estudios pertinentes y bien anotados por los críticos encargados de sus ediciones constituye, sin duda, una iniciativa bien recibida, nos consta, entre los aficionados al teatro y un instrumento de gran relevancia para los críticos e investigadores.

Pero además, entendemos que esa serie de volúmenes cobraría verdadero sentido en la medida en que sirviera también como aviso para reflexionar sobre la naturaleza de éste y de otros certámenes, sobre la atención actual que las diferentes administraciones, en este caso la municipal, dispensan a la creación teatral contemporánea, a los criterios de gestión de espacios como el teatro Español y, en definitiva, para entender la importancia que tiene la intervención pública en la creación y difusión de la cultura en estos momentos.

 Julio Checa

Volver al listado de reseñas