Volver al listado de reseñas

Reseñas de libros

La piragua

Ver la ficha de la publicación

Autor del libro: Cándido Pazó
Madrid: Publicaciones de la ADE, 2007. (Serie: Literatura dramática iberoamericana, nº 56). 136 págs.

Últimamente nos estamos acostumbrando, en el mal sentido del término, a ver en las noticias del periódico o del telediario el titular sobre un nuevo caso de “violencia doméstica”, expresión que encierra una paradoja en el sentido de sus vocablos y a la vez, con un simple cambio de acentuación, ofrece una explicación sorprendentemente precisa, tal y como Lucía, uno de los personajes del texto que nos ocupa, nos revela:

“...ese término no acaba de... Parece un contrasentido, ¿no? Algo que es violento no puede ser al mismo tiempo doméstico. La violencia doméstica. Aunque si le cambias el acento: la violencia domestica.” (p.24)...

Y es que a pesar de ser un tema tan “manido”, como se reconoce en el texto, es terriblemente actual y difícil de tratar sin ser muy agresivo o flojo con la magnitud del problema. Y ahí es donde Cándido Pazó interviene con maestría, a sabiendas de la complejidad, manifestando incluso sus dudas sobre la obra al lector/espectador a través del personaje de Suso en un diálogo con Brandán: “A mí ya lo de decir, en el teatro, es algo que no me va. Al final todo se convierte en un bla-bla-bla, bla-bla-bla, y todos somos muy listos” (p.29) Aunque también afirma: “...creo en la acción. Lo que cuenta es lo que se hace, no lo que se piensa.” (p.30). Por eso, quizás este autor se embarca en esta piragua, partiendo de lo que mejor conoce, el teatro, el lenguaje teatral, e inicia su travesía con una pequeña compañía de teatro, formada por Lucía, Suso y Brandán, que nos irán desvelando la historia, entremezclando pasado y presente, brindando distintos enfoques y perspectivas sobre cada uno de los personajes, proponiendo varias alternativas a su actuación, definiendo poco a poco a los verdaderos protagonistas de la tragedia: Delio y Rosa, un matrimonio que, desde que desapareció su hija, habla sin comunicarse y que mantiene una relación enfermiza sin saber muy bien por qué:

ROSA.- ¿Por qué estás conmigo?

DELIO.- ¿Cómo?

ROSA.- ¿Qué por qué estás conmigo?

DELIO.- ¡Uy qué carallo! Estoy contigo porque estoy contigo. Es así. Y por algo será, digo yo. (p.92)

Como contrapunto, Cándido nos muestra otra relación de pareja, la de los jóvenes Lucía y Guzmán, más libre y sincera, y cuyo final no es para nada dramático, “tan natural como lo de juntarse” (p.86).

Por otra parte, también se atreve a enfrentar a Rosa, cara a cara, con una situación de maltrato que roza el absurdo, recurriendo a personajes de la comedia del arte en un ensayo de la citada compañía. Teatro dentro del teatro. Ficción y realidad. Acción al fin y al cabo para “ofrecer” al lector o al espectador una visión poliédrica del conflicto y buscar la reflexión sobre ello. Pues de eso se trata, de ahondar en el interior, de buscar respuestas que ayuden a comprender, a entender los porqués...

SUSO.- ...¿Qué puede haber de lógico en que un hombre de repente...?

LUCÍA.- No es de repente. Y además, cuando digo lógico no quiero decir normal, quiero decir que no pasa porque sí, que pasa por algo.

SUSO.- ¿Estás tratando de justificar...?

LUCÍA.- No, ¡claro que no!

SUSO.- ¿Pues entonces?

LUCÍA.- Si las cosas no tienen una lógica... una lógica de mierda, una lógica... (p.27)

Quizás necesitamos esa “lógica” de la que nos hablan sus personajes para poder reconciliarnos con el ser humano, con nosotros mismos, porque nos sentimos mejor si hay una causa, un motivo, por muy absurdo que sea.

Cándido Pazó se compromete con este texto y nos compromete (según la definición que aparece en el Diccionario de la RAE: “Constituir a alguien en una obligación, hacerle responsable de algo”) para poder “trabajar de cerca, desde lo pequeño” (p.100), desde lo cercano, “historias que están ahí, que se ven” (p.106)... Y abre, mediante una sabia utilización del lenguaje, múltiples posibilidades de lectura e interpretación... Así el lector/espectador puede navegar hacia donde su pensamiento quiera guiarle y sacar sus propias conclusiones sobre esta “piragua”...

Inmaculada de Juan

Volver al listado de reseñas